El castillo Vogelod

Cine de terror, ciencia ficción, fantasía y literatura fantástica

U.F.A. (Universum Film A. G.)

Nota: Esta breve historia de la Ufa solo abarca su período mudo hasta el período prehitleriano (1933). Resumen extraído del libro "De Caligari a Hitler: una historia psicológica del cine alemán", de Siegfried Kracauer. Si quieres comprarlo, De Caligari a Hitler: Una historía psicológica del cine alemán (Comunicación).

Max Reinhardt

Max Reinhardt

No fue hasta después de la Primera Guerra Mundial que el cine alemán cobró realmente existencia. Hasta entonces, su historia fue insignificante, y aunque sus inicios se datan en 1895 cuando los hermanos Skladanovsky dieron a conocer su Bioscop en el Wintergarten de Berlín, proyectando fragmentos de escenas, hasta 1910 Alemania careció de industria cinematográfica propia.

Paul Davidson era un entusiasta del nuevo invento que era el cine, y se convirtió en el gran promotor del primitivo cine alemán. Encabezó la Projektion-A. G. Union que aumentó el número de salas cinematográficas y se dedicó a la producción de películas aún antes de la guerra.

Aldrededor de 1911-1912, Davidson entró en contacto con el principal autor teatral de Berlín, Max Reinhardt, para crear una entidad que promoviera el cine y que regulara las relaciones entre los cineastas y los dramaturgos. Los actores de teatros berlineses podrían trabajar en los estudios.

En los últimos cuatro años de preguerra, se construyeron grandes estudios en Tempelhof y Neubabelsberg, en las inmediaciones de Berlín, y el propio Max Reinhardt comenzó a dirigir películas, 'Das fremde mädchen' (La muchacha extranjera), uno de los primeros films fantásticos de Alemania escrito por Hugo von Hofmannsthal.

En 1913 surgieron las películas de detectives. Sin embargo aún con esta evolución, las películas extranjeras comandaban las salas cinematográficas alemanas, como los filmes daneses protagonizados por Asta Nielsen, los westerns norteamericanos o las comedias de Max Linder y de Fatty.

Al comenzar la guerra, cayó la competencia extranjera en las salas alemanas. La industria alemana del cine tuvo que hacer frente por sí misma a la demanda interna. Sumadas a las salas de exhibición ya establecidas, se crearon más para los militares, cercanas al frente, que exigían películas nuevas. El cine alemán se tornó autónomo.

Desde 1914, Oscar Messter, productor alemán, creó películas propagandísticas que reflejaban sucesos de la guerra con la ayuda de tomas documentales. El gobierno apoyaba este tipo de películas. Más tarde, el Alto Mando ordenó que los operadores participaran en las acciones militares para obtener material gráfico de la guerra que luego eran exhibidos en las pantallas, con bastante éxito.

En las películas de ficción, las pantallas reflejaban dramas, melodramas, farsas patrióticas sobresaturadas de banderas flameantes, oficiales, reclutas y humor de cuartel. A partir de 1915, estos documentales y filmes patrióticos perdieron interés para el público alemán, y se sustituyó por comedias, cuyo principal exponente fue Ernst Lubitsch.

Hacia el final de la guerra fue cuando surgió el nacimiento del cine alemán propiamente dicho.

Creación de U.F.A.

Fausto

Fausto

El nacimiento del cine alemán propiamente dicho fue consecuencia de las medidas de organización adoptadas por las autoridades alemanas: cobró clara conciencia del peligro de los filmes antigermanos en cualquier país extranjero, comprendiendo el poder sugestivo del cine; y además, reconocieron la insuficiencia de la producción local. Las autoridades alemanas trataron de modificar esta peligrosa situación mediante su intervención directa en la producción cinematográfica.

En 1916, el gobierno, con el apoyo de asociaciones que promovían objetivos culturales, políticos y económicos, fundó la Deulig (Deutsche LichtspielGesellschaft), compañía cinematográfica que mediante filmes documentales habría de dedicarse a la publicidad del país tanto en el extranjero como en la propia Alemania.

A comienzos de 1917, siguió la fundación de Bufa (Bild- und Filmamt), que fundada como un simple organismo gubernamental, abastecía a las tropas en los frentes de batalla con salas de proyección.

En noviembre de 1917, mediante resolución del Alto Mando Alemán, la Messter Film, la Union de Davidson y las compañías controladas por la Nordisk, con el apoyo de un grupo de bancos, se fundieron en una nueva empresa: Ufa (Universum Film A. G.). El principal cometido de la Ufa era hacer propaganda en favor de Alemania, de acuerdo con las directrices gubernamentales. No solo propaganda directa, sino también películas características de la cultura alemana y de filmes al servicio de la educación nacional.

Sólo películas de calidad podían estar en condiciones de competir con los éxitos extranjeros.

Tras la derrota alemana en la guerra y la revolución de noviembre de 1918 (1), en la Ufa se produjo una transferencia de la propiedad: el Reich renunció a su participación, y el Deutsche Bank adquirió la mayoría de las acciones, incluyendo las de la Nordisk (Bufa fue disuelta a fines de 1918). Ufa se convirtió en una compañía privada. Pero ello no significó un cambio de orientación para la compañía, ya que los nuevos dueños apenas diferían de los viejos, y el objetivo fijado por estos seguía vigente.

El nacimiento del cine alemán se originó no sólo en la creación de la Ufa, sino también en la excitación intelectual manifestada en la Alemania de posguerra. Películas como 'Metrópolis', una de las más importantes del cine, 'El último' de Murnau, el realismo social de 'Varieté', la fantasía de 'Fausto' que casi lleva a la ruina a la compañia por su alto coste y poca recaudación, hicieron de la Ufa una de las compañías más importantes e innovadoras de su tiempo. Con la llegada del nazismo en 1933 ese flujo de películas, consideradas obras maestras en la actualidad, se terminó, dando fin a la edad de oro del cine alemán.

Producción cinematográfica seleccionada:

Las finanzas del Gran Duque (1924)

Los nibelungos, 1* parte: La muerte de Sigfrido / 2* parte: La venganza de Krimilda (1924)

Die Andere (1924)

El último (1924)

Varieté (1925)

Tartufo o el hipócrita (1925)

Fausto (1926)

Metrópolis (1927)

El amor de Jeanne Ney (1927)

Afalto (1929)

La mujer en la luna (1929)

La mentira de Nina Petrowna (1929)

El ángel azul (1930)

El congreso se divierte (1931)

Emil y los detectives (1931)


Nota: (1) El autor señala que llamarlo revolución sería exagerado, y menciona que realmente fue la caída de los que detentaban el mando como consecuencia de un situación militar desesperada y de una revuelta de la marina en Kiel, que sólo se materializó porque el pueblo estaba harto de la guerra. Tras ello, el Kaiser Guillermo II de Alemania abdicó y los socialdemócratas asumieron el poder, e instauraron la República de Weimar (1919-1933).



Creado el 19 agosto, 2014.

© Copyright 2001-2017 El castillo Vogelod - Pagina personal realizada sin ánimo de lucro - Todos los derechos reservados.