Tarzán de los monos

Tarzán y las intrépidas amazonas (Tarzan and the Amazons) (1945)

Tarzán y Boy van a recibir a Jane que vuelve de Inglaterra. Por el camino salvan a una amazona del ataque de una pantera. La joven viene de Palmira, el pueblo de las amazonas más allá de las montañas. Como está herida Tarzán se ofrece a llevarla de nuevo al pueblo. Vuelve a buscar a Jane que regresa acompañada de unos científicos exploradores. Cheetah, que le ha robado el brazalete de oro a la amazona, se lo da a Jane. Esta se cree que es un regalo de bienvenida y se lo enseña a los científicos que se sorprende de que sea oro puro, pero Tarzán sabe que el oro y los blancos suelen dar problemas.

Tarzán y las intrépidas amazonas

En esta entrega bastante entretenida de Tarzán, surge un nuevo pueblo de blancos en lo profundo del Africa negra, Palmira, un pueblo de guapas amazonas que viven en secreto tras las montañas, y guardan mucho oro. Lógicamente, los exploradores se olvidan de la ciencia y van a buscar esa tribu perdida y las posibles riquezas que guardan.

Hay ciertos detalles que merecen señalarse: Tarzán recupera de nuevo su grito original que sigue siendo mejor que el que le pusieron originalmente en RKO. El veterano actor Henry Stephenson repite de nuevo en una aventura de Tarzán (fue un familiar de Boy en 'Tarzán y su hijo'). En esta ocasión, haciendo un papel distinto, es Sir Guy Henderson, el arqueólogo de buenas intenciones que va tras la busqueda de Palmira. Como era habitual en la serie, el que va con buenas intenciones, muere.

Sale también Maria Ouspenskaya, que vimos como la gitana Maleva madre de Bela Lugosi en 'El hombre lobo' (1941), y aquí es la reina de las amazonas y sacerdotisa del culto al dios sol. Y otra cosa a destacar, sale Brenda Joyce como la nueva Jane, aunque su presencia es un poco reducida y no interviene mucho. Dirige Kurt Neumann [La mosca' (1958)] que también lo hará en las dos entregas posteriores. La película parece que va a recuperar parte de la épica de MGM cuando la expedición se adentra en la selva esta vez con porteadores nativos africanos, pero es una ilusión que se desvanece. No obstante, es una aventura bastante entretenida y hay buenas dosis de acción también.

Tarzán y la mujer leopardo (Tarzan and the Leopard Woman) (1946)

La familia al completo, Tarzán, Jane, Boy y Cheetah están en el pueblo de Zambesi comprando regalos. Se enteran de que una caravana ha sido atacada por leopardos, pero Tarzán no se cree que hayan sido leopardos. En esta ocasión, Tarzán y su familia se la verán con una tribu de hombres que se disfrazan de leopardos.

Tarzán y la mujer leopardo

La princesa de la tribu es Acquanetta, modelo que descubrió Universal y la llamó 'El volcán venezolano' aunque fuera estadounidense. No era buena actriz, y su protagonismo, aunque tiene varias líneas de diálogo, es limitado. Esta entrega destaca precisamente por ella, pero su presencia se suele reducir, al ser también sacerdotisa del culto al Dios leopardo que adora su tribu, a mantenerse en pie en el altar junto a otro de los líderes, un tío bastante resentido con la civilización, que es el que dirige todo el cotarro. El motivo de atacar a las caravanas de mercaderes, es que están expoliando las riquezas de su pueblo.

Es algo caótica. Es costumbre en Hollywood que cuando ponen a un grupo de gentes delante de un idolo pagano bailen y hagan tonterías. Aquí no es la excepción. El pueblo de Zambesi que como mucho, supongo que es bereber, es de esos pueblos del desierto recreados de forma tan típica que tienen encanto.

Tarzán y la cazadora (Tarzan and the Huntress) (1947)

En esta ocasión, Tarzán se las tiene que ver con un grupo de cazadores que quieren cazar animales para llevarlos a los zoológicos. El rey Farrod sólo permite cazar dos animales de cada especie. En la corte su sobrino quiere apoderarse del trono y hace un trato con los cazadores. Cuando comienza la cacería ordena matar al rey y se apodera del trono. Entonces los cazadores pueden apoderarse de todos los animales que quieran, si Tarzán les deja.

Tarzán y la cazadora

Surge un nuevo pueblo, Taranga, otro de esos extraños pueblos con aspecto oriental o de las Mil y una noches situados en lo profundo del Africa negra, liderados por un Rey, que es amigo de Tarzán. Hay mucha acción y la historia está muy bien llevada. Tarzán les hace la vida imposible a esos cazadores a los que no deja en paz para impedirles que sigan cazando. Es peligroso tener a Tarzán de enemigo. El mensaje es claro: los animales deben de ser libres, en la selva, su hogar.

El personaje de Jane se demuestra que es una mera comparsa en el argumento, pues el peso protagonista recae como siempre en Tarzán, Boy, y Cheetah. Por cierto, es la última vez que Johnny Sheffield haría de Boy. Ya era mayor y no podía ser un niño eternamente. Alguna vez habría de buscarle una compañera, supongo que sería una de las dificultades. Una de las mejores cosas de esta entrega es algo que se echaba de menos en el ciclo de la RKO y es tras la llamada de Tarzán la aparición simultánea de los elefantes en lucha con Tarzán contra los canallas. El grito de Tarzán vuelve a ser el nuevo.

Tarzán y la sirena (Tarzan and the Mermaids) (1948)

Una tribu en una isla de Africa se dedica a recolectar perlas del fondo del mar para ofrecerlas a su Dios Balu. El Dios Balu, ser vivo que se mueve, en realidad es un tipo disfrazado, el compinche del sacerdote del culto, que se dedican a asustar a la tribu para quedarse con sus riquezas y darse la gran vida. Un día quieren casar a una joven con Balu pero la joven escapa y Tarzán la encuentra.

Tarzán y la sirena

La única película de la serie de Tarzán que se rodó en México, concretamente en Acapulco, sirvió de adiós a Johnny Weissmüller. El problema es que los paisajes parecen de México, no de Africa, y la tribu son claramente mexicanos, incluso el Dios Balu parece una copia de algún dios Azteca u Olmeca, un rapeado, qué más da. Boy como se mencionó ya no aparece, y en la película lo justifican diciendo que está en Inglaterra estudiando.

Si en 'Tarzán y la cazadora' recuperaban el espíritu aventurero y más salvaje de la serie de Tarzán, aquí no existe. Parece todo un espectáculo para turistas, incluso salen tirándose al mar desde el famoso acantilado que hay en Acapulco, donde se zambullen desde una gran altura. No obstante a pesar de no parecerse a Africa sobra decir que es entretenida. Todas las películas de Tarzán lo son. Mencionar a varios conocidos del cine de terror como el veterano George Zucco que es el sacerdote de la tribu, y dirige Robert Florey [El doble asesinato en la calle Morgue (1932)].

***

'Tarzán y la sirena' fue la última vez que Johnny Weissmüller hizo de Tarzán.  Firma con Columbia Pictures para interpretar otro personaje, un cazador en la serie 'Jungle Jim', que constó de trece películas realizadas entre 1948 y 1954 basadas en el cómic creado en 1934 por Alex Raymond. También haría la serie para televisión 'Jungle Jim' de Screen Gems, filial de Columbia, con 26 episodios rodados entre 1955 y 1956. Después de Weissmüller vinieron otros Tarzán (Lex Barker, Gordon Scott...) pero ninguno como lo hizo él, es el Tarzán por antonomasia.

Johnny Sheffield tras dejar la serie de Tarzán comenzó la suya propia en Monogram/Allied Artists haciendo de Bomba, un joven de la selva, en doce películas, siendo la primera 'Bomba, the Jungle Boy' (1949) y la última 'Lord of the Jungle' (1955). Tras ellas dejó el cine y se dedicó a la construcción y a vender inmuebles. Hasta el fin de sus días habló bien de Johnny Weissmüller y lo consideraba un padre. También le tenía un gran cariño a las dos mujeres que fueron su madre en la ficción, Maureen O'Sullivan y Brenda Joyce.

Tarzan y Jane con Cheetah

© 2013. Hamunter.


DVD en packs con toda la serie



El castillo Vogelod | Kaidan | Espada y Brujería | Desde el espejo