El castillo Vogelod

Cine de terror, ciencia ficción, fantasía y literatura fantástica

Riddick (2013)

Después de haber sido proclamado Lord Mariscal, Riddick (Vin Diesel) es traicionado y devuelto a un planeta lejano habitado sólo por aliens salvajes carnívoros. Su única posibilidad de escape es hacer venir a los mercenarios que van tras su búsqueda, para así cuando aterrizen poder llevarse una de sus naves.

El truco funciona y aterrizan dos naves de mercenarios. El jefe (Matt Nable) de un grupo de mercenarios busca a Riddick para que le de información de su hijo. El jefe (Jordi Mollà) del otro grupo busca a Riddick por la recompensa. Ambos bandos son rivales, pero pronto deciden unir sus fuerzas para poder defenderse de Riddick, y como más tarde descubrirán, de otro peligro igualmente temible: serpientes carnívoras que salen con la lluvia.

Dirigida por David Twohy, tercera película de las aventuras espaciales del furyano Riddick, estupendo Vin Diesel en su papel. En la primera de la trilogía, 'Pitch Black' (2000) se tuvo que enfrentar a alienígenas carnívoros que salían de noche, en la segunda 'Las crónicas de Riddick' (2004) a los necróferos del imperialista Lord Mariscal, y esta que nos ocupa parece una conjunción de ambas fuerzas contrarias: mercenarios hostiles y aliens carnívoros.

La primera claramente estaba dentro de la categoría de una de ciencia ficción-terror, y en la segunda, espectacular, se dejó de lado el componente de terror para darle protagonismo exclusivo a las escenas de acción, desaparecido componente de horror que se echaba de menos, y en esta tercera entrega en cambio se unen la acción y el componente de horror (aunque realmente más sólo como imagen que de sentimiento) gracias a esos aliens, unos tipos de serpientes muy especiales. También hay una raza de animales que parecen perros bastante peligrosos.

Como siempre en toda la saga, los efectos especiales son sobresalientes, brillantes, muy buenos y logrados, hay secuencias nocturnas de esta película que son bellísimas, especialmente las de la lluvia, con Riddick y los demás montados en motos aéreas rodeados de esas terribles serpientes.

Hay una lucha en lo alto de un risco de Riddick contra esos aliens que claramente podría emanar de cualquier ilustración de las historias de Espada y Brujería, solo que en este caso ocurre en un futuro tecnológico muy distante, y muchas veces se logra transmitir sentimientos, algo no siempre habitual cuando están por medio estos efectos especiales de tanta pantalla verde y CGI donde los actores en realidad no ven nada de lo que les rodean. Pero afortunadamente casi olvidamos, aunque no del todo, pero evitamos pensar en animaciones de ordenador o esos efectos de juegos de ordenador, lo que es un logro importante (también ocurría en la anterior de la saga y en general en toda la trilogía), porque tanto los ordenadores como los juegos de ordenadores o de las video consolas de última generación influyeron mucho en cómo hacer efectos especiales en el cine cuando surgió la técnica para hacerlo.

Muchas veces, más de la cuenta, esos efectos especiales que ya vemos como algo normal en cualquier película, parecen lo que son: animaciones realizadas por ordenador, más que algo real de una película con paisajes y actores reales. En el caso de Riddick está todo tan bien hecho que uno casi no lo piensa.

Junto a Vin Diesel, la verdad que sensacional en su personaje, siendo este que escribe poco amigo de las películas de Vin Diesel, y mero espectador ocasional del cine de acción convencional, pero aquí en la trilogía claramente se sale; junto a él, el español Jordi Mollà, haciendo un gran trabajo como el loco jefe del grupo de mercenarios y que se gana la enemistad de por vida de Riddick. Es un personaje importante y tiene bastante fuerza e importancia. Jordi lo hace muy bien.

Junto a ellos, Matt Nable o la atlética Katee Sackhoff, junto a los demás actores, completan un reparto bastante sólido y muy competente, bien estudiados los personajes (aunque claramente típicos) y reacciones que aportan credibilidad. En conjunto sensacional película de ciencia ficción. Una trilogía que es totalmente recomendable, a la espera de si David Twohy y compañía deciden hacer más.

Duración aproximada: 119 min |127 min (director's cut).


© Copyright 2001-2017 El castillo Vogelod - Pagina personal realizada sin ánimo de lucro - Todos los derechos reservados.