El castillo Vogelod

Cine de terror, ciencia ficción, fantasía y literatura fantástica

Himmelskibet (1918)

El capitán Avanti Planetaros, siempre ansioso de aventuras, a la vuelta de una expedición científica, planea un viaje a Marte, para el cual se lleva dos años construyendo una nave espacial. El profesor Dubius se burla del proyecto, pero Avanti consigue voluntarios para el viaje y parten para el planeta en la nave espacial.

Desde Dinamarca una de las primeras películas de ciencia ficción espaciales, basada en la novela de Sophus Michaelis que también escribe el guión junto a Ole Olsen. También es conocida por el título en inglés de 'A Trip to Mars' que es más claro sobre las intenciones de la película a menos que se sepa danés.

El viaje a Marte se asimila al descubrimiento de América por Cristobal Colón. Pueden ser perfectamente asimilables por aquello de descubrir otros mundos, ya que en la Tierra poco hay que descubrir, aunque en la época de filmación de 'Himmelskibet' había mas tierras inhóspitas. No obstante es una idea coherente, pero otras ideas son simplemente inexplicables, como por ejemplo, la extraña "fuerza" que gobierna la nave espacial que les dirige a Marte.

Esa "fuerza" lógicamente se queda en la mención y no se dice qué combustible es, pero curiosamente la nave espacial, que si se mira bien se podría parecer a un Discovery primitivo, se mueve mediante hélices. Así y por esa extraña fuerza, llegan a Marte. Siguiendo la idea de semejanza con el viaje de Colón, en el viaje también se sufre un motín por parte de la tripulación. Afortunadamente se llega pronto a Marte, no sin antes una muestra exageradísima de beatitud y solemnidad religiosa para dar gracias. Otra semejanza aunque quiero pensar que lo de Colón al desembarcar en tierras indias y rezar fue algo más normal.

Marte está habitado por gentes que tecnológicamente no son superiores a los humanos (o no lo parecen pero en ciertos momentos logran mandar señales coherentes a la Tierra por explosiones) pero sí son superiores en espiritualidad. Con esto se quiere decir que la raza que se encuentran los astronautas es una raza que surgida de la barbarie ha evolucionado hasta llegar a un grado extremo de espiritualidad casi ultramarciana.

La raza, que es mostrada como una mezcla entre los griegos clásicos y los egipcios de los faraones (con el Ankh presente) son casi como los mismísimos inocentes ángeles que han descubierto la religión del amor. El problema aquí es que como se ha mencionado está todo mostrado tan exageradamente solemne, tan espiritual en extremo, que termina cansando e incluso quedando ridículo. Hay términos absolutamente estúpidos como "arbol del anhelo", "partida de la vida" o "copa de recuerdo eterno"... que forman parte de ese misticismo marciano santurrón.

Si hubiera un poco de humor en todo esto, podría quedar simpático (al estilo de una de las de George Méliès por ejemplo) pero tal como está de solemne, toda esa historia es una tontería enorme. Destaca en cambio los trucos visuales, como la nave volando en el espacio que para la época tuvo que ser la repera, o volando sobre la gente que la observa, o las imágenes aéreas reales de la ciudad al despegar y al aterrizar, que dada la cercanía del invento del aeroplano, tuvo que ser necesariamente una innovación cinematográfica.

También hay algún momento tenebroso, protagonizado por el profesor Dubius, personaje que por momentos pareciera adoptar alguna característica mefistofélica alemana, aunque al final vemos que no, pero destaca por la fuerza de esa imagen del profesor bajo la tormenta. Al final muere de la forma más tontorrona posible que hace reirte de lo torpe y estúpido que es el personaje.

Resumiendo, esta película podría haber sido muchisimo mejor sin tanta solemnidad espiritual, sin tanto personaje religioso que parece andar en una perpetua exaltación religiosa, porque al fin de cuentas la estética es totalmente pulp y en el pulp hay mucha libertad creativa, pero claro, hay creatividades mejores que otras. Y tiene un mensaje bastante claro pero como presuntuosa que es, no se si sirve de algo: "el amor es la fuerza que llaman Dios".

Himmelskibet (1918). Director: Holger-Madsen. Intérpretes: Gunnar Tolnæs (Avanti Planetaros), Alf Blutecher (Dr. Krafft), Frederik Jacobsen (Professor Dubius), Nicolai Neiiendam (Professor Planetaros), Nils Asther (Martian citizen), Philip Bech (Martian leader). Duración aproximada: 97 minutos.


Creado el 14 junio, 2011.

© Copyright 2001-2017 El castillo Vogelod - Pagina personal realizada sin ánimo de lucro - Todos los derechos reservados.