El castillo Vogelod

Cine de terror, ciencia ficción, fantasía y literatura fantástica

George Lucas, cineasta de las Galaxias

Nota: Articulo biográfico sobre George Lucas que sólo cubre sus inicios hasta El Imperio Contraataca. Condensado de 'Families' (Abril 1982).

Había una vez, en Modesto (California), un muchacho débil y tímido que terminaba con dificultades sus estudios de bachillerato. Desde pequeño, le habían cautivado las aventuras del Príncipe Valiente y los relatos fantásticos de Flash Gordon y Buck Rogers, que leía vorazmente en los tebeos y que veía, sin parpadear, en la televisión. El resto del tiempo lo pasaba arreglando su querido Fiat y soñando con ser un audaz piloto de carreras.

George Lucas

Tres días antes de terminar el bachillerato, el 12 de junio de 1962, un automóvil se estrelló a gran velocidad contra su Fiat. Con los pulmones aplastados en el accidente, el muchacho estuvo tres días agonizante. En la batalla que libró contra la muerte, hizo un descubrimiento que cambiaría su vida.

Ese joven, George Lucas, es hoy el célebre guionista y director de 'La Guerra de las Galaxias', la película más taquillera de todos los tiempos, y también el escritor y productor de la segunda parte de dicho film, 'El Imperio Contraataca', el segundo más favorecido por la asistencia de público.

Es el creador de varios personajes conocidos mundialmente, como Artoo-Deetoo (R2-D2), See Threepio, (C3-PO), la princesa Leia, Luke Skywalker, Darth Vader, Obi-Wan Kenobi y ahora, Yoda, el enanito que enseña a los Caballeros Jedi algo llamado La Fuerza. Lucas, que hoy cuenta 38 años, espera producir siete episodios más de 'La Guerra de las Galaxias'.

El año próximo se estrenará 'El retorno del Jedi'. Todo esto supone un asombroso giro en la vida de un adolescente que en un tiempo se sentía fracasado. Sin embargo, a pesar de su nada brillante expediente escolar, había algo poco común que le distinguía en el instituto: no faltaba nunca a clase. Los alumnos que no van bien en los estudios pocas veces se destacan por su asistencia.

La guerra de las galaxias

Pero, según recuerda su tutora escolar, George Lucas era un muchacho que «estaba siempre allí... observando». Su profesora de arte sí reconoció el talento del joven Lucas. «No tienen ustedes idea de la extraordinaria capacidad creativa de su hijo», reveló a los padres del muchacho en una de las visitas de ellos al instituto.

No obstante, a punto de terminar sus estudios de segunda enseñanza, su madre, Dorothy Lucas, comprobó con tristeza que su hijo no tenía ninguna actividad relevante que anotar en el anuario escolar correspondiente. Por ello, le animó a que se presentara a las pruebas de selección de actores para la obra teatral que iba a escenificar su promoción, y consiguió un pequeño papel. Entonces cayó enfermo el escenógrafo de la obra, y el asesor escolar Greydon Milam ofreció el puesto a George. Tan impresionado quedó por la labor del muchacho, que le invitó a crear los decorados para la última obra de la temporada de verano del teatro municipal.

Escrupulosamente perfeccionista ya entonces, George Lucas regresaba de la biblioteca, adonde había acudido para documentarse sobre la escenografía que estaba diseñando, cuando sobrevino la trágica colisión que lo puso al borde de la muerte.

Durante el doloroso verano de su recuperación, George Lucas descubrió «La Fuerza». Como Kenobi explica a Luke Skywalker en La Guerra de las Galaxias: «Es un campo de energía y algo más. Un aura que a la vez controla y obedece. Una nada que puede hacer milagros».

Luke presencia una demostración de La Fuerza en 'El Imperio Contraataca'. Y trata de utilizarla para sacar a su nave espacial de un pantano donde ha quedado atrapada, pero fracasa. Yoda, un enanito de poco más de sesenta centímetros de estatura, eleva tranquilamente la nave y la saca a tierra firme. «No lo creo», exclama Luke. «Por eso fracasas», le explica Yoda.

El Imperio Contraataca

Durante aquel verano de 1962, Lucas llegó a la conclusión de que cada persona tiene un campo energético propio que le proporciona el impulso para realizar sus deseos. A medida que cicatrizaban sus pulmones, decidió enfocar esta energía hacia su interior.

Se matriculó entonces en el Colegio Universitario de Modesto, destacó en antropología y psicología y se puso a hacer una película. Conoció a Haskell Wexler, que había ganado un Oscar por la fotografía de '¿Quién teme a Virginia Woolf?' Wexler le recomendó a unos amigos del departamento de cinematografía de la Universidad del Sur de California (Los Ángeles) para que le dieran una oportunidad, y así lo hicieron.

Pero la mayor prueba para Lucas y su recién descubierta Fuerza fue la confrontación con su padre respecto a su porvenir. Cuenta el padre de Lucas: «Siempre había tratado de evitar que mi hijo se dedicara al cine. Cuando le propuse que se incorporara a mi negocio de material artístico, me dijo: "Papá, hoy vas a hacer exactamente lo mismo que hiciste ayer, y mañana igual. Esa es tu vida, y te encanta. Yo quiero hacer cada cosa solamente una vez"».

En la escuela de cinematografía, el antaño mediocre alumno causó sensación. Entre las ocho películas que hizo como estudiante, un cortometraje de ciencia ficción, titulado 'THX -1138:4EB', ganó el primer premio en el Tercer Festival Nacional de Cine Estudiantil.

THX 1138

Aquello le supuso a Lucas una beca de seis meses en los estudios de la Warner Brothers para observar cómo se producían películas profesionalmente. Allí, el director Francis Ford Coppola persuadió a la Warner para que firmara un contrato a Lucas con el fin de hacer un largometraje basado en su corto. Se estrenó con el título de 'THX 1138'.

Imagen insólita. La película, una severa advertencia de los efectos deshumanizadores de la tecnología, retrataba un sombrío mundo del siglo XXV, en el que los humanos habían hecho inhabitable la Tierra y tenían que vivir en ciudades subterráneas, en una sociedad sin libertad.

'THX 1138' no fue el éxito taquillero que se esperaba, y George Lucas lo atribuyó al hecho de que el público ya sabía que la vida puede ser amarga. Entonces decidió que debía concentrarse en la faceta optimista de la naturaleza humana.

Hizo entonces una película basada en cómo pasa el último día del verano de 1962 un grupo de estudiantes de bachillerato. La llamó 'American Graffiti', y fue la apoteosis de la esperanza y del optimismo... un resonante éxito. A millones de personas que vieron la película, ésta les trajo emocionantes recuerdos de los años en que la felicidad parecía estar a la vuelta de la esquina.

Mientras tanto, George descubrió a su media naranja: una atractiva morenita llamada Marcia Griffin, montadora de películas. Se conocieron cuando ambos trabajaban en un documental, y se casaron en 1969. En el estreno de 'American Graffiti' en Modesto, que Marcia había ayudado a montar, la joven dijo que George había hecho la película para ella porque «pensaba que THX 1138 carecía de humanidad, y a mí me gusta reír y llorar».

American Graffiti

'La Guerra de las Galaxias', siguiente film de Lucas, significó para Marcia un Oscar por el mejor montaje de 1977, y abundó en situaciones conmovedoras, a pesar de que muchos de sus personajes fueran creaciones de los talleres de efectos especiales. Como Walt Disney, Lucas demostró que tiene una prodigiosa imaginación y sensibilidad para la creación de personajes fantásticos que «conectan» con el público.

La capacidad de observación y perspicacia de George queda reflejada en su reacción cuando vio que Marcia conducía un coche con un enorme perro esquimal a su lado: aprovechó esa imagen para una escena de 'La Guerra de las Galaxias', en la que Han Solo aparece en el asiento del piloto de una vieja nave espacial junto con una gigantesca criatura peluda llamada Chewbacca.

Rico e independiente. Como Walt Disney, el impulso creativo más poderoso de Lucas parece ser el de narrador. Una soleada tarde de 1977, mientras descansaba en una playa de Hawai con su amigo el director Steven Spielberg, que acababa de terminar 'Encuentros en la Tercera Fase', Lucas comenzó a improvisar una trama acerca de un arqueólogo aventurero al que llamó Indiana Jones y su «heroica incursión» contra las huestes de Adolf Hitler para salvar la bíblica Arca de la Alianza.

Pero Lucas no quería escribir el guión ni dirigir la película... quería verla. Así pues, Spielberg aceptó encargarse de la dirección. Llamaron entonces al guionista Lawrence Kasdan y, durante cinco días, ambos le detallaron el desarrollo del argumento para que pudiera hacer el guión de la nueva película.

'En busca del Arca Perdida' fue la película más popular de 1981, con lo que se unió a 'La Guerra de las Galaxias', 'El Imperio Contraataca' y 'American Graffiti' en la lista de las veinticinco películas más taquilleras de todos los tiempos.

El imperio contraataca

La Fuerza ha seguido estando con George Lucas -cuya fortuna personal se calcula en mas de diez mil millones de pesetas- en la construcción de sus propios estudios en un terreno de 1.200 hectareas, a unos veinticinco kilómetros al norte de San Francisco.

Cuando estén terminadas, las instalaciones de Skywalker Ranch contarán con laboratorios para efectos especiales, salas de proyección, montaje y grabación y una biblioteca de documentación fílmica. Lucas tendrá, al fin, medios y libertad para producir sus películas, sin tener que recurrir a Hollywood. George confía compartir su buena fortuna proporcionando un agradable lugar en el que cineastas jóvenes y creativos puedan acudir a estudiar, colaborar, escribir, montar y experimentar nuevas ideas.

El día en que Lucas descubrió La Fuerza fue grande para los niños de todas las edades y, en reconocimiento, se le concedieron muchos honores. Uno de ellos fue el tributo de un pequeño de cinco años desde un avión que acababa de despegar de Nueva York. Cuando el aparato viró sobre los rascacielos de Manhattan, el niño miró por la ventanilla y, señalando la conocida mole del Empire State, preguntó a su padre: «Papi, ¿es ese el edificio de El Imperio Contraataca?».


Creado el 22 noviembre, 2010.

© Copyright 2001-2017 El castillo Vogelod - Pagina personal realizada sin ánimo de lucro - Todos los derechos reservados.