El castillo Vogelod

Cine de terror, ciencia ficción, fantasía y literatura fantástica

El flautista de Hamelin

La ciudad de Hamelin se encuentra en el corazon de la Baja sajonia, a lo largo de las riberas del tortuoso rio Weser. En la ciudad, existe un corto callejon llamado Bungelosen Strasse (calle sin tambores) donde ademas de que no se tocan tambores, jamas se ha oido alli musica de ninguna clase durante casi siete siglos. Porque este es el camino que 130 niños de la ciudad tomaron para desaparecer y crear una leyenda.

El flautista de Hamelin

Segun la leyenda, documentada por los Hermanos Grimm, en 1284 la ciudad sufrio una plaga de ratas. Un enigmatico forastero, ataviado con colorista indumentaria, aparecio en la ciudad y prometio librarla de las ratas a cambio de una cantidad de dinero. Se puso a tocar la flauta, y las ratas le siguieron hasta el rio Weser, donde se ahogaron.

Acto seguido, los ciudadanos de Hamelin se negaron a pagar al flautista. Este preparo su venganza. Volvio a tocar la flauta, y los 130 niños le siguieron por la puerta este de la amurallada ciudad, hasta una colina llamada Koppen, donde la tierra se abrio y se volvio a cerrar sobre ellos.

Esta es la leyenda que muchos niños oimos de pequeño. En la actualidad la conocen niños de todo el globo y ha sido traducida a decenas de idiomas. Ha inspirado a numerosos poetas y novelistas, dramaturgos y compositores.

Considerada como uno de los cuentos mas famosos del mundo, algunos la interpretan como una fabula moral (paguen sus deudas) o como alegoria politica (tengan cuidado con los dirigentes extravagantes). Quizas la fuerza del cuento estribe en su tragico final. ¿Podria eso deberse a que se trata de un hecho historico?

En un tablon de la Bungelosen Strasse, se halla una inscripcion que dice:

En el año 1284, en el dia de Juan y Pablo, era el 26 de junio, 130 niños de Hamelin fueron llevados por mal camino por un flautista vestido de toda clase de colores y se perdieron...

La inscripcion data de principios del siglo XVII. Era evidente que algo tragico habia ocurrido en Hamelin el 26 de junio de 1284.

El flautista de Hamelin - Acuarela

En el museo de Hamelin, un edificio del siglo XVI, lleno de recuerdos del cuento, unos 350 libros narran la leyenda y estudian su misterio. Sabemos de la probable existencia del flautista por un fragmento de un manuscrito del siglo XV que describe a un apuesto varon, de unos treinta años, que provocaba admiracion cuando tocaba una flauta de plata. Todos los niños que le oian tocar le seguian fuera de la ciudad. Una tal señora von Lude, entonces adolescente, presencio la partida de los niños. Padres afligidos les buscaron por todas partes y nunca los encontraron.

Otro texto nos dice que, hacia el año 1300, los habitantes de Hamelin colocaron un vitral conmemorativo en su iglesia. Segun las cronicas, en el habia una inscripcion que afirmaba que los niños sobrevivieron a "toda clase de peligros en Koppen y luego se perdieron."

Aunque se dice que el vitral fue destruido en el siglo XVII, la inscripcion sugiere algo mas que la corta excursion del cuento a un lugar subterraneo en una colina. Un amanuense escribio que dicho vitral mostraba "una vieja figura de un hombre vestido con ropas multicolores en medio de un grupo de niños". No se menciona ningun instrumento musical.

Una reproduccion de una acuarela de 1592 muestra al flautista como un hombre de edad madura, robusto, con bigote y de aspecto bondadoso, vestido con traje de multiples colores. Tambien le vemos en dos escenas reproducidas al fondo.

En una de ellas, conduce a los niños colina arriba, donde se abre un hoyo gigantesco. En otra esta sentado a bordo de una barca, en el rio Weser, llamando con sus flautas a las ratas de Hamelin para que se arrojen al agua. Segun algun simbolismo medieval, las ratas representan almas humanas. Quizas la pintura queria mostrar las almas de los 130 niños secuestrados, o alegoricamente indicar que los niños se ahogaron. Interpretada literalmente, parece relatarnos el cuento como lo conocemos.

Las plagas de ratas eran corrientes en la Europa medieval. Tambien lo eran los relatos acerca de habilidosos cazadores de estos roedores. Podria ser que algun inspirado viajero hubiera conseguido que las ratas llegaran al Weser y se ahogaran en el. No es imposible.

Museo de Hamelin ¿Podria haberlas atraido con una flauta? Nuevas investigaciones dicen que si. Las ratas "enloquecen" con sonidos de alta frecuencia. El conservador del Museo de Hamelin, Ernst Spanuth, de 77 años de edad, cuyo padre dedico gran parte de su vida a estudiar el misterio de Hamelin, tenia un silbato utilizado por un cazador de ratas ingles. Con su estridente sonido, el cazador afirmaba haber conducido a millares de ellas en sus trampas.

Asi pues, Hamelin pudo haber contado con un notable cazador de ratas, alguno con aspecto de brujo impio, lo que hizo que los supersticiosos habitantes se mostraran poco dispuestos a pagarle lo que le correspondia. Aunque en los primeros documentos y antecedentes no hay nada que relacione a un hombre de esas caracteristicas con la desaparicion de los niños, el folklore debe de haber mantenido viva su memoria. Y cuando los niños desaparecieron, aquel cazador de ratas fue una especie de villano para generaciones posteriores.

El folklore nace de circunstancias y situaciones parecidas. Los acontecimientos se confunden y se relacionan unos con otros, y al cabo del tiempo se convierten en leyenda.

En el siglo XVII, los eruditos comenzaron a debatir sobre que les ocurrio a los niños de Hamelin. Los textos medievales animaban a los alemanes a dirigirse al este, hacia territorio eslavo: "El campo es excelente, abundante en carne, miel, aves de corral y harina; vengan para aca, sajones y francos."

Ernst Spanuth afirma que pudo haber sucedido asi: "Los expertos no estan de acuerdo en cuanto a los detalles, pero estan seguros de una cosa: los niños fueron al este".

La palabra "este" era sinonimo de bienestar en las superpobladas ciudades alemanas del siglo XIII. Los señores feudales hungaros y eslavos recibian complacidos a los colonos alemanes, a quienes consideraban como ayuda para resistir a los saqueadores tartaros de Rusia. Los alemanes humildes encontraban mas libertad alli, y principes y nobles respaldaban la llegada de colonos. Los funcionarios de reclutamientos eran numerosos.

La probable naturaleza del flautista es que fuera un hombre que persuadio a 130 jovenes de Hamelin a probar fortuna en la tierra prometida del este.

El 26 de junio de 1284 era una fiesta religiosa en Hamelin. Con abirragada indumentaria, tocando una flauta, un animoso agente de reclutamiento podria haber realizado subrepticiamente su labor. Tal vez no reunio a los niños pequeños que supone la imaginacion popular, sino mas bien a "muchachos de la ciudad". Probablemente adolescentes sin trabajo, aburridos y ansiosos de aventuras.

Para que hubiera surgido esta leyenda en Hamelin, y no en cualquier otra ciudad, hubo de haber pasado algo terrible a esos muchachos. Hans Dobbertin, maestro retirado de 58 años, que ha dedicado la mayor parte de su vida a seguir el rastro de los niños perdidos de Hamelin, esta ahora "totalmente seguro" de lo que ocurrio.

"Tras cada una de las palabras de una leyenda hay algo logico", explica. "La leyenda habla de una tragedia. Y hubo una tragedia. No cerca de Hamelin, sino mas lejos. Tengo razones para creer que los niños fueron hacia el noroeste y embarcaron en un navio que se hundio en las cercanias de una villa costera de la Pomerania, llamada Kopahn, que hoy es territorio polaco. Ese es el significado de las inscripciones medievales que dicen que los niños se perdieron en el Koppen".

"La gente de Hamelin confundio despues el nombre de aquella lejana villa con el de una colina cercana".

Los indicios de Dobbertin proceden de registros polvorientos. Revelan las andanzas de un conde, Nicholas von Spiegelberg, colonizador aleman que tenia conexiones en Hamelin. Al conde se le vio por ultima vez en Stettin, puerto aleman del Baltico, el 8 de julio de 1284, apenas doce dias despues de la desaparicion de los niños.

Stettin, a cuatrocientos kilometros de Hamelin (entonces un viaje aproximadamente de doce dias) y Kopahn eran puertos en la ruta seguida por los emigrantes alemanes que iban a establecerse en el Baltico.

Todavia mas convincente es la prueba de que el conde Spiegelberg viajo a lo largo de la zona entre Hamelin y Pomerania en los años anteriores a 1284. Sus dos hermanos, tambien colonizadores, volvieron para establecerse cerca de Hamelin. Spiegelberg desaparece de los registros al mismo tiempo que los niños. La conclusion de Dobbertin es que el conde perecio con ellos.

"La idea de que Nicholas von Spiegelberg es el flautista de Hamelin tiene sentido", -afirma Dobbertin-. "El es la figura de mas edad que aparece en las primeras representaciones pictoricas. Podia haber ido vestido con la brillante indumentaria de un conde aleman. Para llamar la atencion, pudo haber empleado musicos. La memoria popular convertiria varios hombres en uno solo."

Algunos eruditos no estan de acuerdo con Dobbertin, pero hasta que alguien presente una teoria convincente, Spiegelberg sigue siendo el principal sospechoso.

El flautista de Hamelin - Representacion

En la actualidad, la leyenda atrae a la ciudad a miles de turistas. Los unicos roedores visibles hoy en dia en Hamelin aparecen decorando tartas. En un restaurante se sirven "colas de rata flambes" (tiras de carne de cerdo flameadas) y un aguardiente llamado "matarratas".

En la plaza del mercado se representa el drama del flautista de Hamelin. Los niños hacen de ratas. Al final de la funcion, los chicos persiguen a un hombre, vestido con traje multicolor, que se aleja tocando un oboe. Los padres que figuran en el publico llaman a gritos a los "hipnotizados" jovenes para hacerles volver. Tambien se representa un musical contando la historia.

En la siempre verde tierra de las leyendas, los niños perdidos en 1284 continuan siguiendo al flautista de Hamelin.


Bibliografia:'En torno al enigma de Hamelin', articulo de investigacion de Maurice Shadbolt. Publicado en Reader's Digest, noviembre 1982.



Creado el 26 noviembre, 2010.

© Copyright 2001-2017 El castillo Vogelod - Pagina personal realizada sin ánimo de lucro - Todos los derechos reservados.