El castillo Vogelod

Cine de terror, ciencia ficción, fantasía y literatura fantástica

Donkey Punch: Juegos mortales (Donkey Punch) 2008

Unas jóvenes de turismo en Mallorca, España, conocen a un grupo que tienen un yate y las invitan a ir. Allí siguen la fiesta, bebiendo y tomando drogas hasta que por un accidente sexual de una de las jóvenes se desencadena la tragedia en el yate.

Dirigida y escrita (en colaboración con David Bloom) por el director y escritor inglés Oliver Blackburn, una producción en que el erotismo y el terror psicológico se aunan para crear una historia de crímenes. Hasta unos 35 minutos del filme no veremos nada que pertenezca al género, pues hasta ese momento lo que vemos son, básicamente, los actores en fiestas con las actrices, bebiendo, drogándose y en la cama. Si al comenzar la película lo primero que oimos es "mierda" ya sabemos por donde van a ir los tiros, y si se continua con "ya te vale" y "cabrón" pues podemos pensar que clase de guión es este, lavarnos los oidos y levantarnos o aguantar el chaparrón hasta que ocurra algo que lógicamente ocurrirá, pero no sabemos cuando ni qué.

La sorpresa es ver que tarda tanto, como he dicho unos 35 minutos de tonterías de fiestas, risitas, la música panchanguera monótona, hasta que por fín se adentran en algo serio. Vale que las escenas sexuales pueden aliviar toda la tontería pero eso es una suposición porque no a todo el mundo le gusta encontrarse con escenas de alto contenido sexual sin esperarlo. Pienso que es un recurso fácil para atraer la atención y abarcar un mayor espectro de público, y ya hay géneros como el porno o el erótico para ello. Pero bueno, lo mejor es que esas estúpidas lineas de guión y exclamaciones soeces se van convirtiendo en algo un poco más serio a medida que los personajes se ven envueltos en el drama, y es cuando ocurre la muerte de una de ellas. A partir de ahí las relaciones se tuercen: el crimen, aunque accidental, está grabado y los jóvenes pretenden tirar el cadaver al mar y luego decir que la joven estaba borracha y drogada y se cayó. Sus amigas no están de acuerdo con lo que así se da comienzo a la película de verdad.

A partir de ahí el estilo se encrudece, pero de verdad pienso que el uso de tacos no es bueno para nada porque tanto uso del "joder" y del "puto" y de los "cojones", la verdad que no creo que para hacer hablar a unos personajes, aunque sean tan idiotas y superficiales como estos, haga falta que estén todo el rato diciendo tacos, menos es más, y nunca mejor dicho.

También está que lo que origina la muerte es un juego erótico que en otras situaciones daría para hacer más de un chiste. Y sobre todo resulta bastante insólito que a alguien se le haya ocurrido una película de terror basada en un juego sexual. Aunque no es la primera vez que ocurre algo semejante, basta recordar 'Cherry Falls' (2000) donde unas jóvenes para salvar su vida deben perder su virginidad, en 'Donkey Punch: Juegos mortales', que es superior, la situación que se crea tras la muerte de la joven tiene bastante interés y logra mantener la incertidumbre del qué pasará, porque no hay nada claro. Así se crean situaciones ingeniosas donde se darán rienda suelta los instintos más crueles. A este respecto la película cumple sobradamente, una muestra de terror psicológico con gore bien conseguido, pero para llegar a ello hay que tener paciencia, lo que me parece un lastre.

Donkey Punch: Juegos mortales (Donkey Punch) 2008. Director: Oliver Blackburn. Intérpretes: Robert Boulter (Sean), Jaime Winstone (Kim), Tom Burke (Bluey), Nichola Burley (Tammi), Julian Morris (Josh), Jay Taylor (Marcus), Sian Breckin (Lisa). Duración aproximada: 99 minutos.


Creado el 10 febrero, 2014.

© Copyright 2001-2017 El castillo Vogelod - Pagina personal realizada sin ánimo de lucro - Todos los derechos reservados.