El castillo Vogelod

Cine de terror, ciencia ficción, fantasía y literatura fantástica

Dead End - Atajo al infierno (Dead End) 2003

Una familia viaja en automóvil en Nochebuena dirigiéndose a visitar a los parientes. Se paran para ayudar a una mujer de blanco que tiene un niño en brazos, y se dirigen a una casa que vieron antes al pasar. Cuando llegan, el novio de la hija se queda con la mujer en el coche y desaparece, y la hija lo ve pasar dentro de un coche negro pidiendo ayuda. Luego encuentran su cadáver en la carretera.

La familia sube al coche e intentan huir pero esa carretera parece interminable y suceden cosas extrañas. El siguiente en morir es su hijo, que se encuentra a la mujer de blanco en el bosque y el coche negro vuelve a pasar con el hijo dentro. La madre se vuelve loca, dispara a su marido y luego se tira del coche y muere. Sólo queda la hija y el padre, que no saben cómo escapar de esa maldita carretera que parece interminable, temen por sus vidas y creen volverse locos.

Dead End - Atajo al infierno Una oreja

Coproducción de Francia y EEUU, rodada en Los Angeles, y codirigida por Jean-Baptiste Andrea y Fabrice Canepa que también escriben el guión en esta su ópera prima. No está mal, pero realmente poner a una familia de viaje en coche en una carretera aislada y oscura para esperar que suceda algo ya tiene la mitad de la película hecha, aquí realmente no hay un gran guión hay ocurrencias ingeniosas en forma de puzzle que se descubre al final y que por necesidad hace pensar al que ve esto qué puede estar pasando.

Ultimamente los directores parecen prestidigitadores, en vez de narradores. Es una estructura, la de guardar la sorpresa hasta el final, que se ha puesto tan de moda (casi parece que la inventó M. Night Shyamalan con 'El sexto sentido' (1999) donde el final revelaba una gran sorpresa y las siguientes que hizo meramente había que esperar al final para encontrar la solución al enigma que se desarrollaba en la película) que ya es de lo más normal encontrarse largos que siguen esa estructura.

Desde luego es una idea del misterio que no tiene nada que ver con los clásicos, Alfred Hitchcock por ejemplo, con clásicos del misterio como 'La ventana indiscreta' (1954), 'El hombre que sabía demasiado' (1956) o 'Con la muerte en los talones' (1959) por nombrar algunas de su excelsa filmografía, que te creaban una verdadera historia de misterio con una investigación, una persecución o una simple mirada por la ventana.

En el coche Dead End - Atajo al infierno

No es excusa que aquí tratemos de una película de de terror, género tan infravalorado tanto por sus detractores como incluso de alguna forma por los mismos habituales al género (luminarias como Sam Raimi o Barbara Steele valoraron bien poco sus trabajos de género) ya que incluso en 'Psicosis' Hitchcock te creaba un mundo auténtico y real, de la forma más sangrante y descarada sin necesidad de guardar en un rincón del guión la sorpresa final para poder entender la película, a menos que la sorpresa sea estrictamente necesaria para un escalofrío final de la historia, porque si se piensa, aunque quitemos la sorpresa final de que Norman Bates es a la vez madre e hijo, 'Psicosis' sigue teniendo coherencia por sí misma y no necesita más explicación. E incluso en otro gran trabajo 'Los pájaros' (1963) las gaviotas atacan y ni siquiera es necesario saber por qué atacan e incluso logra que nos olvidemos del motivo de sus ataques.

Los recovecos de guión, la idea principal oculta en una línea de guión necesaria para poder entender una película, no hacen de esta una gran historia con un gran guión y menos aún que tenga más interés una vez vista, sólo explica que el que crea el guión ha tenido el cuidado y la vista de crear analogías con los hechos reales: una localidad, una doctora, un coche negro, un transeunte, una herida de arma, una de automovil, entre otros ejemplos que podríamos señalar, muestra ingenio por el ingenio en sí, pero nada más.

Ray Wise y Lin Shaye Alexandra Holden

Poner a una familia en un automóvil y que vayan por una carretera oscura, ya tiene conseguida, por necesidad, como dije antes, la mitad de la emoción, con el riesgo de que termine cansando por monotonía. Afortunadamente las píldoras que realmente la hacen una película de género, como la mujer de blanco que aparece como un fantasma con la niña muerta en brazos que realmente no sabemos qué o quienes son, los cuerpos desangrados, y la tensión que viven esa familia logran que la historia tenga vida e interés.

Hay algunos momentos buenos pero también me suena a truco, en especial la escena subjetiva mientras padre e hija intentan cruzar una alambrada que pienso que está desaprovechada y debería de haberse alargado un poco más, al igual que cuando el padre entra en la cabaña oscura iluminado sólo con una cerilla y sabemos que se puede encontrar con alguien en la oscuridad ¡debería de hacerlo! y aunque no está mal resuelta, queda sin mucha fuerza, falta algo sin duda más gore y horrible, no resulta del todo satisfactorio.

Es que lo mejor de 'Dead End - Atajo al infierno' precisamente está en la incertidumbre de qué es lo que pasa, por qué ese coche no encuentra una salida de esa carretera que parece un laberinto del diablo y llegue a su destino. Es decir, volvemos a todo lo dicho, ese secreto oculto es lo que nos mola y nos mantiene mirándola, el resto es rellenar los momentos hasta llegar a la revelación de todo.

Dead End - Atajo al infierno Dead End - Atajo al infierno

Pero aunque parezca una crítica negativa, que no lo es, o algo injusto con el trabajo de estos dos jóvenes, Jean-Baptiste Andrea y Fabrice Canepa, que se nota que les gusta su trabajo, al nombrar y comparar en una crítica dedicada a su primer trabajo la obra de un maestro como Alfred Hitchcock, no debe llevar a esa impresión negativa pues Dead End entretiene y te distrae de la mejor forma con atmósfera y detalles mórbidos, como ese coche negro que impresiona, un gore pensado con cabeza, el llanto del bebé proveniente de la radio que consigue una atmósfera espeluznante o la frustrada llamada por el móvil, son detalles inspirados pero el fin último al que se dirige consigue que de hecho, una vez vista, no hay nada más que ver, no atrae la idea de volver a verla y recrearse en aspectos de la película porque las buenas ocurrencias sólo están al servicio del resultado final y ya eso lo sabemos.

Es uno de los problemas con que por ejemplo se encuentra M. Night Shyamalan, que una vez visto algo de él, podríamos volver a recreanos en la estética del filme, que suele ser brillante, entre ellas 'El protegido' (2000) la tiene, al igual que 'El bosque' (2004) pero personalmente pienso que sus historias no sirven para mucho. Por supuesto no se encuentra con este problema Alfred Hitchcock.

Mujer de blanco Marion (Alexandra Holden) herida

Para terminar una mención especial al reparto, que cumple: Alexandra Holden, que la vimos en la agradable producción de terror juvenil 'Wishcraft (La caja de los deseos)' (2002) y que compagina su trabajo en largos con la televisión, es la hija que termina medio loca, rodeada de veteranos como Ray Wise, padre también, esta vez de Laura Palmer, en la serie de televisión 'Twin Peaks' (1990-1991) y la película 'Twin Peaks: fuego camina conmigo' (1992), ambas de David Lynch. En la vida real Ray Wise, que es medio rumano, se confiesa admirador de 'Drácula' de Bram Stoker, y afirma que nunca se ha hecho la versión definiva del vampiro y le gustaría hacerla él. Apuntado queda. Su Drácula favorito es el de Christopher Lee.

Lin Shaye, la madre de Alexandra Holden, salió ya en 'Pesadilla en Elm Street' (1984), 'Critters' (1986) y 'Critters 2' (1988), entre otros trabajos en una carrera bastante correcta.

Dead End - Atajo al infierno (Dead End) 2003. Director: Jean-Baptiste Andrea y Fabrice Canepa. Intérpretes: Ray Wise (Frank Harrington), Lin Shaye (Laura Harrington), Mick Cain (Richard Harrington), Alexandra Holden (Marion Harrington), Billy Asher Rosenfeld (Brad Miller), Amber Smith (Lady in White). Duración aproximada: 85 minutos.


Creado el 27 febrero, 2014.

© Copyright 2001-2017 El castillo Vogelod - Pagina personal realizada sin ánimo de lucro - Todos los derechos reservados.