El castillo Vogelod Cine de terror

Cine de terror, ciencia ficción, fantasía

Crimen perfecto (Dial M for Murder) 1954

Un matrimonio (Ray Milland, Grace Kelly) es aparentemente feliz, pero ella le es infiel con un amigo (Robert Cummings) escritor de novelas policíacas. El marido lo descubre e intentará matarla, obligando a un antiguo compañero de Universidad (Anthony Dawson) a que cometa el crimen. Pero el plan no sale como él pretendía, y la mujer sale viva y el amigo muerto. Intentará por todos los medios de que la policía no le descubra.

Crimen perfecto

Estupenda película de Alfred Hitchcock, una especie de juego del ratón y el gato, en este caso un juego intelectual, donde el ratón es un maquiavélico Ray Milland y el gato dos, el inspector de policía, otro excelente John Williams, y el escritor, aunque muchas veces parece al revés e incluso el ratón parece serlo su mujer, Grace Kelly. Tal es así que la pobre mujer termina siendo acusada y condenada a muerte, para desolación de su amante y regocijo de su cínico marido, que seguro de sí mismo, ha estado poniendo pruebas para evitar que lo descubran y, en el colmo de la desfachatez, conseguido que las sospechas recaigan sobre su mujer por el crimen cometido. Parece así que todo ha salido "perfecto" y que ha conseguido lo que quería, librarse de su mujer y vengarse por la infidelidad. Pero claro, es una película de Alfred Hitchcock y el suspense policíaco se mantiene intacto hasta el final, con la calidad que le daba el maestro inglés.

Ray Milland

Grace Kelly, en un gran trabajo dramático como esa mujer pasmada por lo que le está pasando, volvería a trabajar con Hitchcock el siguiente año en 'Atrapa a un ladrón' (1955), junto a un Cary Grant ladrón de guante blanco, y donde también estaba John Williams. De Ray Milland qué decir, protagonista indiscutible en la fantástica 'El hombre con rayos X en los ojos' (1963) y en 'La obsesión' (1962), ambas de Roger Corman, siendo la última adaptación de un cuento de Edgar Allan Poe dentro del ciclo que el director y la AIP hicieron sobre el escritor bostoniano. Para el fantástico hizo más cosas igualmente válidas aunque algunas quizás con menor fortuna que las mencionadas, vease por ejemplo 'Experimento diabólico' (1972) de Lee Frost [director de todo a cien y de una bizarra blaxploitation como fue 'The Black Gestapo' (1975)]; 'La mansión embrujada' (1973) de Peter Sykes [director para Hammer Films en los últimos años de la productora en 'Demonios de la mente' (1972) y 'La monja poseída' (1976)]; 'Terror en el museo de cera' (1973) de Georg Fenady [director por cierto de una rocambolesca historia mórbida en 'Arnold' (1973)] donde también estaba John Carradine, o 'The Darker Side of Terror' (1979) de Gus Trikonis ['Profecía diabólica' (1978)]. En 'Las garras del infierno' (1977) de Denis Héroux, película de tres historias cortas sobre los gatos, trabaja junto a Peter Cushing.


Experimento diabólico

Un negro (Roosevelt Grier) y un racista (Ray Milland) unidos al mismo cuerpo en 'Experimento diabólico'.

Terror en el museo de cera

Ray Milland en 'Terror en el museo de cera'. Junto a él, nos encontramos a Elsa Lanchester, John Carradine, Patric Knowles o Broderick Crawford, gran reparto clásico para una película que pudo ser mejor, pero aceptable.

Las garras del infierno

Con Peter Cushing en 'Las garras del infierno', película de episodios sobre la leyenda negra de los gatos.


Intervino también en ciencia ficción, 'Battlestar Galactica' (1978) de Richard A. Colla y 'La montaña embrujada' (1975) de John Hough [La leyenda de la mansión del infierno (1973)] en esta última junto a Donald Pleasence [La noche de Halloween (1978) de John Carpenter] en la historia de dos niños extraterrestres con poderes extrasensoriales, [y cuya segunda parte, 'Los pequeños extraterrestres' (1978), también de Hough, estuvo coprotagonizada, además de por los dos mismos niños, por dos malvados Christopher Lee y Bette Davis].

Millan fue un gran actor clásico, ganador de un Oscar por su papel de alcohólico en 'Días sin huella' (1945), de Billy Wilder, y cuya carrera se movía muchas veces por estos títulos aportando con su presencia calidad, de la que realmente algunas de estas poco tenían, e incluso aportando algo más de interés para querer verlas. Su presencia era un factor importante a tener en cuenta. En esta de Alfred Hitchcock, que fue la única vez en la que trabajó con el director inglés, su papel de asesino está muy bien llevado, con su toque cínico y presuntuoso, donde todo el reparto se arropa perfectamente para lograr la gran impresión de conjunto e historia redonda que emana de esta película.

Duración aproximada: 105 minutos.


Tweet

© Copyright 2001-2017 El castillo Vogelod - Pagina personal realizada sin ánimo de lucro - Todos los derechos reservados.