El castillo Vogelod

Cine de terror, ciencia ficción, fantasía y literatura fantástica

Ahora empiezan los gritos (And Now the Screaming Starts!) 1973

Basada en la novela de David Case Fengriffen, en el año 1795 la joven Catherine empieza a pensar que ella y su familia viven en una casa maldita. El abuelo del marido violó años atrás a la esposa de Silas el leñador y despues a este le cortó la mano. Tras morir Silas, su espíritu deambula por la casa en busca de venganza. Cuando el estado de Catherine empieza a ser preocupante debido a unas visiones tenebrosas, como la mano cortada que deambula por la casa, visiones de un fantasma y otros hechos inexplicables que la afectan mentalmente, su marido llama al doctor Pope que intentará averguar la causa de los males.

Ahora empiezan los gritos

Peter Cushing es el doctor Pope en esta producción de Amicus, intentando recrear la atmosfera gótica que tan buen resultado le dió a la Hammer. Incluso el acercamiento a las escenas más escabrosas de la Hammer, sangre y sexo, inspiraron parte de la película aunque en mucho menor medida, consecuente con el espíritu de Amicus que intentaba (aunque aquí paradojicamente hacía un leve acercamiento) alejarse de ese mundo de su competidora.

La película desde su inicio es una constante aparición de hechos sobrenaturales. El ente del granjero es casi continuo y no da descanso a la pobre Catherine Fengriffen interpretada por Stephanie Beacham. La mano cortada también tiene su protagonismo, pero salvo las escenas iniciales, la verdad es que no es muy tenebrosa. En general es un film gótico, pero desprovisto de esa grandiosidad que hizo famosa a la Hammer aun con sus pocos medios. Y sobre todo, no tiene mucho de tenebrosa.

Ahora empiezan los gritos

Con momentos que sorprenden, otros resultan muy distantes y fríos, no logrando transmitir mucha emoción a la historia. Y es casi inexplicable, pues precisamente la película muestra unos personajes con una tragedia descomunal a sus espaldas y que viven esa tragedia, y que podría parecer lo contrario. Quizás sea esa fotografía, por momentos clara como el día incluso en una habitación cerrada que no logra transmitir una sensación de peligro, o la repetición del ente sobrenatural que de tanto aparecer se ve ya sin sorpresa, o esa mano que transmite muy poco terror aunque su papel sea esencial en la trama.

Se echa de menos una fotografia más oscura que acentúe el dramatismo, y una historia quizás más abreviada pero más contundente. Toda una repetición de lo mismo, que poca sorpresa deja al espectador. Cuando el misterio se desvela encuentra al espectador cansado por la constante sucesión de apariciones que son similares unas a la otra. Ese misterio ocurrido hace 50 años atrás ya casi ni importa, y cuando se oye la maldición subsiguiente resulta demasiado compleja para ser creíble. No es que importe mucho, pero podría haber sido mejor.

Por cierto, los gritos de esta película y sobre todo los de Stephanie Beacham son los más pesimos que un servidor ha oído en su vida.

Ahora empiezan los gritos

Ahora empiezan los gritos (And Now the Screaming Starts!) 1973. Director: Roy Ward Baker. Intérpretes: Peter Cushing (Dr. Pope), Herbert Lom (Henry Fengriffen), Patrick Magee (Dr. Whittle), Stephanie Beacham (Catherine Fengriffen), Ian Ogilvy (Charles Fengriffen), Geoffrey Whitehead (Silas, the woodsman). Duración aproximada: 91 minutos.


Creado el 17 diciembre, 2010.

© Copyright 2001-2017 El castillo Vogelod - Pagina personal realizada sin ánimo de lucro - Todos los derechos reservados.